Destinos - Peregrinaciones

Monte San Angelo

EL QUE VIAJA SIEMPRE LLEGA A SU FIN, EL QUE PEREGRINA VUELVE A COMENZAR

Conoce un poco más sobre este destino

Conocido también como Monte Gargano, se ubica apenas a media hora de San Giovanni Rotondo.

En este lugar, cerca del año 490, se apareció el Arcangel San Miguel a un pastor que buscaba a uno de sus toros. Cuando pensaba que estaba definitivamente perdido, lo logró ver dentro de una cueva pero como ésta estaba muy alta, pensando que jamás el toro lograría salir de allí, le disparó una flecha para sacarlo de su miseria. La flecha, a medio camino, dio la vuelta, dirigiéndose de nuevo hacia él. Sorprendido, el hombre fue al obispo a relatar lo que le había sucedido. 

El obispo instituyó tres días de oración y ayuno afuera de la cueva para discernir si lo ocurrido era o no un incidente del cielo. Mientras oraban fuera de la cueva, el arcángel San Miguel se le apareció al obispo y le dijo: "Yo soy el Arcángel San Miguel, y estoy siempre ante la presencia de Dios. Esta cueva es sagrada para mí, es de mi elección. No habrá más derramamiento de sangre de los toros. Es este lugar los pecados de los hombres serán perdonados y lo que se pida aquí en oración será concedido. Por lo tanto, dediquen la gruta a culto cristiano".  Pero a pesar de esta manifestación el obispo dudaba. 

Más tarde, el pueblo de Gargano se vio amenazado por una invasión, y el Arcángel se le volvió a aparecer al obispo y le prometió victoria para el pueblo, si confiaban y tenían fe. Así fue. El obispo en gran angustia se veía dividido entre dudas y la petición de San Miguel de construir la Iglesia en la gruta. Un año mas tarde el obispo fue donde el Papa a pedir dirección quien le pidió permanecer junto con sus sacerdotes en tres días de oración y ayuno fuera de la cueva pidiendo la asistencia del Arcángel para discernir la voluntad de Dios. San Miguel se le aparece de nuevo y ordenó al obispo entrar a la cueva: "No es necesario que me dediques esta Iglesia, yo mismo la he consagrado con mi presencia. Entra y bajo mi asistencia, ora y celebra el sacrificio de la Misa. Te enseñaré como yo mismo he consagrado este lugar" Al entrar, el obispo se encontró dentro un espléndido altar revestido de mantel rojo y una cruz de cristal. En la entrada había una huella de pie, confirmando la presencia del Arcángel. 

Muchos son los santos han visitado este lugar (San. Francisco, el santo Padre Pío, San Antonio, San Agustín). En mayo de 1987 SS Juan Pablo II visitó esta cueva, rezó la oración compuesta por León XIII y dijo: "he venido a venerar e invocar la protección del Arcángel San Miguel y pedirle que defiende a la Santa Madre Iglesia. La batalla contra el demonio, por lo cual el se distingue, es real aun hoy, ya que el demonio esta vivo todavía y muy activo en el mundo moderno"

Powered by Froala Editor

Powered by Froala Editor

Contacta a un asesor al tel: 800 834 0000
o envíanos un correo info@peregrinaciones.mx

Peregrinaciones.mx Hacemos el viaje de tu vida Contacto

Conoce algunas de nuestras peregrinaciones que pasan por este destino